sábado, 28 de diciembre de 2013

Plantel argentino (1966)



Entre Mundiales (I): La Copa de las Naciones de 1964


Ermindo Onega festeja su gol ante Brasil (El Gráfico)


"La Confederación Brasileña de Deportes cumplía en 1964 su cincuentenario. Y se dispuso a celebrarlo a lo grande. Y se dispuso a celebrarlo a lo grande. Su intención fue organizar un  petit Mundial. Pero desertaron algunos de los presuntos intervinientes Y ello obligó a cambiar las características del campeonato a jugarse. En definitiva, estuvieron presentes, además de Brasil, Argentina, Inglaterra y Portugal (reemplazó a Rusia) y se disputó lo que dio en llamarse Copa de las Naciones. Por supuesto que el local era el gran favorito: Dueño del cetro mundial, sus probabilidades se acrecentaban por el hecho de jugar en terreno propio. En cambio, a la selección argentina nadie le asignaba chance.

El partido de apertura lo jugo Brasil ante Inglaterra en el estadio Maracaná el 30 de mayo de 1964. La superioridad del campeón mundial fue aplastante. Equilibrado en el tanteador el primer tiempo, el complemento se redujo a un monólogo de los locales. Al día siguiente se presentaron Argentina y Portugal. El triunfo fue para la selección por 2 a 0 y los diarios locales consideraron merecida la victoria.

El 3 de junio en el Pacaembú de San Pablo fue el turno del duelo sudamericano. La selección argentina planificó su estrategia -la dirección técnica estuvo a cargo de José María Minella-, pensando primero en evitar la goleada; luego, en tratar de salvar el empate, y finalmente, si todo se daba favorablemente, en buscar el triunfo mediante algún contrataque afortunado. En primer término se pensó en la posibilidad de anular a Pelé. O por lo menos intentarlo. Se prefirió entonces que Mesiano saliera a la cancha con un engañoso número 11 en la espalda y con la única tarea de acosar a Pelé en todo instante y circunstancia. Que lo hizo a las mil maravillas lo denuncia el epílogo: golpe de Pelé y fractura de nariz. Ermindo Onega convirtió el primer gol y Telch -entró en lugar del accidentado Mesiano- los otros dos. Además, Carrizo halló ocasión para lucirse desviando un penal ejecutado por Gerson.
Los últimos minutos establecieron un notorio contraste: serenidad y hasta señorío de los argentinos; desesperación y desorden de los brasileños. Tristeza e incredulidad final para los locales, sorpresa y alegría sin límites para los visitantes. Nadie se esperaba que las cosas se desarrollaran tal como ocurrieron.

Ya no hubo alternativas. Tras el empate entre Inglaterra y Portugal, Argentina derrotó a los ingleses, no sin esfuerzo, por 1 a 0 y ganó la Copa. El último día, Brasil goleó a Portugal clausurando el torneo. Amadeo Carrizo se convirtió en una de las grandes figuras -acaso la de mayores dimensiones- que presentó el torneo. Mantuvo invicto su arco y algunas salvadas providenciales fueron motivo de asombro para los espectadores.


Libro del Fútbol - Tomo III - 1974


Resultados:

Brasil 5 Inglaterra 1
Argentina 2 (A. Rojas y Rendo) Portugal 0
Argentina 3 (Ermindo Onega y Telch -2-) Brasil 0
Inglaterra 1 Portugal 1
Argentina 1 (A. Rojas) Inglaterra 0
Brasil 4 Portugal 1


Posiciones finales

Ubicación
País
Jugados
Ganados
Empatados
Perdidos
GF
GC
DG
Puntos
Argentina
3
3
0
0
6
0
+6
6
Brasil
3
2
0
1
9
5
+4
4
Inglaterra
3
0
1
2
2
7
-5
1
Portugal
3
0
1
2
2
7
-5
1


De esta manera, Carrizo ratificó su condición de gran maestro del arco. Atrás había quedado la dura experiencia de Suecia 58. Muchos años después, la FIFA lo nombraría mejor arquero sudamericano del siglo XX. Por otra parte, es llamativo cómo durante esa época había decaído la consideración por nuestro fútbol incluso de parte de los propios brasileños. La superioridad argentina era tema del pasado. Las grandes estrellas de Brasil encabezadas por el rey Pelé llegaban a la cima. Mientras tanto, el equipo albiceleste vivía inmerso en la consabida desorganización, mala preparación para un evento tan exigente como un Mundial y desaprovechando a grandes jugadores. Los resultados, en cada caso, están a la vista...
Para finalizar, vale recordar que en la "Taca das Nacoes"Argentina no solo derrotó a los -en ese momento- vigentes bicampeones del mundo, sino que sus otros dos vencidos serían nada menos que primeros y terceros en el Mundial 1966, con grandes figuras como Bobby Charlton y Eusebio, respectivamente.
LDP

Entre Mundiales (II): Eliminatorias

Un año después, Argentina debió derimir con Paraguay y Bolivía quien asistía a la mencionada Copa del 66. La clasificación no corrió riesgos en ningún momento, clasificándose el equipo nacional con una clara ventaja, de acuerdo a los siguientes resultados:

Argentina 3 Paraguay 0
Paraguay 0 Argentina 0
Argentina 4 Bolivia 1
Bolivia 1 Argentina 2
Paraguay 2 Bolivia 0
Bolivia 2 Paraguay 1

Posiciones finales: Argentina 7 puntos, Paraguay 3 y Bolivia 2.



Los siguientes fueron los jugadores convocados para representar a Argentina en Inglaterra:


Arqueros


3

1. Antonio Roma, 33 años, Boca Juniors - 2. Rolando Irusta, 28 años, River Plate - 
3. Hugo Gatti, 21 años, River Plate. 

  
Defensores


8

9. Carmelo Simeone, 31 años, Boca Juniors. 
8. Roberto Ferreiro, 31 años, Independiente.


12

4. Roberto Perfumo, 23 años, Racing Club.
12. Rafael Albrecht, 24 años, San Lorenzo de Almagro.


6

7. Silvio Marzolini, 25 años, Boca Juniors.
6. Oscar Calics, 26 años, San Lorenzo de Almagro.


13

5. José Varacka, 34 años, San Lorenzo.
13. Nelson López, 24 años, Banfield.


Volantes


10 15

10. Antonio Rattin, 29 años, Boca Juniors.
15. Jorge Solari, 24 años, River Plate.


11 17

11. José Pastoriza, 24 años, Independiente.
17. Juan Sarnari, 24 años, River Plate.


16

16. Alberto González, 24 años, Boca Juniors.


Delanteros


20 19

20. Ermindo Onega, 26 años, River Plate.
19. Luis Artime, 27 años, Independiente. 


14 21

14. Mario Chaldú, 24 años, San Lorenzo de Almagro.
21. Oscar Más, 19 años, River Plate.


22 18

22. Aníbal Tarabini, 24 años, Independiente.
18. Alfredo Rojas, 29 años, Boca Juniors.



Promedio de edad aproximado: 26 años y 3 meses






No hay comentarios:

Publicar un comentario